• ch2020ko

Jornadas Europeas del Patrimonio

El pasado domingo tuvimos el placer de tomar parte nuevamente en las Jornadas Europeas del Patrimonio que en nuestro territorio ha organizado la Diputación Foral de Bizkaia con el tema Ondarea Plazara.


En esta ocasión, la actividad llevada a cabo por el Museo Memorial del Cinturón de Hierro en colaboración con el Ayuntamiento de Berango consistió en una Gimkhana para los más pequeños bajo el título “Divertirse en tiempos de guerra”. Y es que durante 1936 y 1937, a pesar del conflicto, también hubo tiempo para el ocio, tal como el domingo descubrieron nuestros pequeños protagonistas.

Al entrar en el Museo Memorial encontraron a un corresponsal de guerra francés dispuesto a visitar el frente, previa acreditación el puesto de mando de Enlaces y Transmisiones vecino. Allí, los niños y las niñas conocieron como era el deporte en esa época a través de la semana pro-avión Euzkadi: pelota, boxeo, billar y… fútbol en San Mamés. Pudieron oír la noticia por la radio y decidieron acompañar al periodista para llevar la prensa deportiva a los gudaris que, aburridos, guarnecían el frente.

Camino a las trincheras se unieron a una aldeana que llevaba la comida a los trabajadores del Cinturón de Hierro y a los gudaris a lomos, de un borrico. Parte de la carga estaba en el suelo porque el animal, asustado por un bombardeo cercano, se había alterado.

Y así todos juntos llegaron hasta un refugio en construcción, donde dos trabajadores, descansando, jugaban a las cartas. Éstos, explicaron a los niños como era su trabajo y su tiempo de ocio y les invitaron a jugar al dominó, antes de ponerse en pie para acudir al almuerzo.

El grupo llegó hasta un nido de ametralladora donde un centinela escuchaba música: tango, foxtrot y swing. El gudari amablemente les habló de sus gustos preferidos. Allí, los pequeños tuvieron también ocasión de ver los tebeos de la época: el TBO de días antes de comenzar la guerra, así como El Pionero, descubriendo a “Pedrochu” el “Tintin” vasco.


Finalmente se dirigieron al punto más alto de Areneburu, donde ondea la ikurriña, lugar donde entregaron al teniente la prensa y la noticia del resultado del partido: 7-5 a favor de Euzko Ekintza frente a Euzko Gudaroztea, lo que permitió a aquellos ganar la copa entregada por el Lehendakari Agirre. Tras este gesto y por su gran colaboración, todos los niños y niñas recibieron la insignia de gudari, con la que acudieron a tomar su merecido rancho.

Esta vez se trataba de una ración de combate en frío, preparada por el departamento de Defensa del Gobierno de Euzkadi que incluía: un pan ‘negro’, una lata de sardinas, una manzana, una chocolatina ‘Chobil’, además de cubierto, servilleta y una viñeta de “Pedrochu”, todo dentro de una bolsa de papel marrón. Decir que la actividad entusiasmó a las personas participantes que así nos lo hicieron saber, llevándose un grato recuerdo de ese día.


Queremos desde aquí agradecer su buen hacer al personal de la Kultur Etxea de Berango y de la asociación Frentes de Euzkadi, que en todo momento nos acompañaron; a todos los niños, niñas y mayores participantes; y, como no, a Bizkaikoa por darnos la oportunidad de participar en estas estupendas Jornadas Europeas del Patrimonio.


¡Hasta el próximo año!







0 visualizaciones0 comentarios