• ch2020ko

Milicianos del batallón vasco anarquista Sacco y Vanzetti hechos prisioneros en Urkulu

Actualizado: 22 jun 2020

Esta fotografía, procedente del archivo de nuestro Museo Memorial del Cinturón de Hierro, nos muestra un grupo de milicianos del batallón vasco anarquista Sacco y Vanzetti hechos prisioneros en Urkulu tras el contraataque de la noche del 11 al 12 de junio de 1937. Además de los muertos y heridos, sin duda durante esa noche muchos combatientes se perdieron entre los barrancos y senderos, en la confusión de la oscuridad y la batalla, terminando algunos de ellos en poder del enemigo.

Como hemos visto anteriormente, el trampolín que necesitaba el ejército del general Franco para el asalto al Cinturón de Hierro era el monte Urkulu, una prolongación del Bizkargi, este último en su poder. El monte Urkulu fue tomado por los atacantes el día 11 de junio de 1937, con el empleo de aviación y artillería pesada, seguido de los efectivos de la I Brigada de Navarra. El ejército vasco, consciente de la situación, ejecutará esa noche un contraataque para recuperar las posiciones perdidas. Lo llevarán a cabo las fuerzas de la 12ª brigada vasca formada por los batallones Sacco y Vanzetti, Abellaneda y Celta -éste último en la reserva- y de la 4ª brigada expedicionaria asturiana con los batallones 231 y 212. El ejército franquista se mantuvo alerta en las posiciones recién capturadas, a sabiendas de que por la noche no podría utilizar su aviación ni su artillería para repeler el ataque.

Llegados frente a las posiciones que debían recuperar, las distintas unidades se lanzaron con ahínco contra sus objetivos. El batallón Sacco y Vanzetti intentó alcanzar el alto de Aretzabalagane. Los franquistas les hicieron fuego con una batería antitanque y numerosas ametralladoras, repeliendo el ataque.

Por su parte, el batallón Abellaneda consiguió alcanzar en el Urkulu posiciones cercanas a la carretera, combatiendo con denuedo hasta el amanecer en que se retiraron con 150 bajas.

A su izquierda, los batallones asturianos llegaron hasta las lomas más altas del monte siendo finalmente repelidos.

Las laderas del Urkulu quedaron totalmente cubiertas de muertos y heridos, según cuentan las crónicas franquistas. Por una exhumación reciente se sabe que al menos uno de ellos perteneció al batallón Celta, lo que indicaría que esta unidad, inicialmente de reserva fue movilizada en todo o en parte, así como que el contraataque se quedó sin más reservas, pues Jaime Villanueva, comandante del batallón Abellaneda pidió refuerzos que nunca le llegaron.

Además, de los muertos y heridos, tras esa acción los franquistas hicieron una veintena de prisioneros vascos y asturianos en las lomas del Urkulu.


-----------------------

Argazki hau Burdin Hesiaren Oroimenezko Museoko artxibotik dator, eta euskal batailoi anarkista Sacco eta Vanzettiren miliziano talde bat erakusten digu, Urkulun 1937ko ekainaren 11tik 12rako gauean egindako kontraerasoaren ondoren preso hartutakoak. Hildako eta zaurituez gain, gau hartan, zalantzarik gabe, borrokalari asko amildegi eta bidezidorren artean galdu ziren, iluntasunaren eta guduaren nahaspilan, horietako batzuk etsaiaren esku utziz.

Arestian ikusi dugunez, Burdin Hesia erasotzeko Franco jeneralaren armadak behar zuen tranpolina Urkulu mendia zen, Bizkargiren luzapen bat, azken hau bere esku zuena. Urkulu mendia 1937ko ekainaren 11n hartu zuten erasotzaileek, abiazioa eta artilleria astuna erabilita, eta ondoren Nafarroako I. brigadako agenteak.

Euskal armadak, egoeraz jabetuta, kontraeraso bat egingo du gau horretan, galdutako posizioak berreskuratzeko. Sacco eta Vanzetti batailoiek, Abellanedak eta Celtak (azken hori erreserban) osatutako 12. euskal brigadaren eta Asturiasko 4. espedizio brigadaren (231 eta 212 batailoiekin) indarrek egingo dute. Armada frankista erne egon zen harrapatu berri zituzten posizioetan, jakinda gauean ezingo zituela hegazkinak eta artilleria erabili erasoari aurre egiteko.

Berreskuratu behar zituzten posizioen aurrean, unitate ezberdinek gogor egin zuten euren helburuen aurka. Sacco eta Vanzetti batailoia Aretzabalaganeko gaina lortzen saiatu zen. Frankistek tiro egin zieten tankeen aurkako bateria batekin eta metrailadore askorekin.

Abellaneda batailoiak, bere aldetik, Urkulun errepidetik gertu zeuden posizioetara iristea lortu zuen, denuedoz borrokatuz 150 bajekin erretiratu ziren egunsentira arte.

Bere ezkerrean, asturiarren batailoiak mendiaren muino garaienetaraino iritsi ziren, azkenean uxatuak izan zirelarik.

Urkulu mendiaren hegalak hildakoz eta zaurituz beteta geratu ziren, frankisten kroniken arabera. Duela gutxi egindako hobitik ateratze baten ondorioz, horietako bat gutxienez Celta batailoikoa izan zela ezagutzen da, hasiera batean erreserbakoa zen unitate hau osorik edo zati batean mobilizatua izan zela adieraziko lukeena, baita kontraerasoa beste erreserbarik gabe geratu zela ere, Jaime Villanuevak, Abellaneda batailoiko komandanteak, inoiz iritsi ez zitzaizkion errefortzuak eskatu baitzituen.

Gainera, hildakoez eta zaurituez gain, frankistek hogei bat euskal eta asturiar preso egin zituzten Urkulu muinoetan.


2 visualizaciones0 comentarios